Barcelona en dos ruedas | Selle Royal

Barcelona en dos ruedas

Bike Culture & Tips
People & Partners

Barcelona en dos ruedas
Noviembre 2016

¿Sabíais que Barcelona ha sido una de las primeras ciudades europeas con servicio de alquiler de bicicletas públicas?

En 2007, los catalanes se dieron cuenta de que para acabar con el tránsito y el smog era necesario abandonar los vehículos motorizados y dar a los habitantes la posibilidad de moverse por la ciudad de manera sana y económica. Con esta inspiración, han creado nuevas vías ciclistas para llegar a diferentes puntos de la ciudad y han aumentado considerablemente el número de lugares que alquilan bicis a los turistas. Gracias al masivo plan de inversiones de la ciudad para promover el cicloturismo, se calcula que la longitud de las vías ciclistas en la ciudad se triplicará antes de 2018, pasando de los 116 km actuales a 300 km.

Barcelona es un jolgorio todo el año, pero sin duda es más intrigante en este período, cuando el sol ya no abrasa y la mayoría de los turistas se ha marchado. Aprovechando de un fin de semana largo, podemos pedalear a lo largo de las Ramblas embellecidas por el follaje multicolor del otoño hasta llegar al Mercado de la Boquería, donde puestos repletos de maravillas nos harán difícil resistir al pecado de gula.

Y luego de llenarnos la barriga de tapas en los pequeños bares del Barrio Gótico, lo ideal para digerir es subirse a la bici e ir hacia la playa de la Barceloneta, donde podremos tumbarnos y gozar del aire cálido de otoño que se adueña de la ciudad.

¡Y este es solamente el primer día! Con la bici y un poco de buena voluntad, podemos ir también a los parques de las colinas que rodean el centro histórico y volver a sentirnos niños vagando entre las estatuas de monstruos antiguos y los mosaicos variopintos del Parc Güell. Para un tour como este, lo mejor es un sillín como el nuevo Freeway Fit Moderate, acolchado con una espuma especial memory (Slow Fit Foam) que le permite tomar la forma de nuestro cuerpo, asegurando un confort inmediato en los recorridos de duración media.

Cuando estéis en el punto más alto del parque, desde la terraza vais a poder ver lo que os espera en el próximo paseo: la Sagrada Familia, edificios modernistas que parecen criaturas de cuentos fantásticos y la exuberante vitalidad de los barrios más escondidos.

Tomaos el tiempo que os haga falta, no vayáis de prisa... ¡Es vuestro fin de semana de descanso!
Barcelona os espera. Podréis volver cuando queráis, porque la ciudad siempre es un gran espectáculo.

Comentarios 0