¡Cómo elegir una bicicleta con un lacito rosa! | Selle Royal

¡Cómo elegir una bicicleta con un lacito rosa!

Bike Culture & Tips
¡Cómo elegir una bicicleta con un lacito rosa!
Marzo 2018

Cómoda, práctica y fácil de usar: bien sea para trayectos breves o para salidas largas, hoy, la bicicleta es cada vez más utilizada por las mujeres en diferentes ocasiones, para desplazarse por la ciudad, ir al lugar de trabajo, por diversión, llevar a los niños al cole o mantenerse en forma. En resumen, las posibilidades de empleo de este medio son realmente muchas y aunque montar en bicicleta con tacones o con faldas a veces no es comodísimo, ninguna mujer renunciaría por ello al placer de un pedaleo.

En cualquier caso, es necesario hacer una distinción de género: Hombres y mujeres tienen una estructura física diferente y por ello es mejor elegir con cuidado la bicicleta que mejor se adapta a unas determinadas características físicas. No existe una bicicleta «adecuada» a priori para un género o para el otro, cada persona tiene necesidades que la hacen decantarse por un modelo respecto u otro pero a menudo al elegir la bicicleta no se tienen en cuenta este tipo de detalles, y esto puede hacer que algunas mujeres utilicen sillines no adecuados para ellas, lo que hace que tengan que esforzarse más al pedalear o que tengan problemas de postura en caso de una utilización incorrecta del vehículo, prolongada y constante a lo largo del tiempo.

Más específicamente, sabemos que normalmente las mujeres tienen el fémur y los brazos más largos, mientras que son más cortos y pequeños los pies y las manos; además, la cavidad pélvica es más ancha. Podrían parecer distinciones que no influyen en la elección de la bicicleta, pero en realidad el mayor ángulo del fémur respecto a la tibia incide en la definición del bastidor y es, por ejemplo, el motivo por el que en los modelos femeninos se tiende a inclinar más el tubo inferior.

Asimismo, las dimensiones del manillar deben valorarse según el ancho de los hombros femeninos; cuanto más estrechos sean, más corto deberá ser el manillar para garantizar la estabilidad necesaria.
Esto también es válido para las palancas del cambio y las de los frenos, que deben ser adecuadas para las manos, más pequeñas; si se optan por unas palancas con unas dimensiones excesivas, se corre el riesgo de no poder frenar rápidamente en caso de necesidad.

Finalmente el factor comodidad no debe infravalorarse: para ser cómodo también durante los pedaleos más difíciles, un sillín de mujer debe tener unas características diferentes respecto a la de hombre, debido a la diferente medida de la distancia entre los huesos isquiones que existe entre los dos géneros y que, en el caso de las mujeres, de media es superior.

El estudio científico profundo llevado a cabo para realizar el sillín Scientia ha permitido alcanzar un mayor grado de precisión en la creación de un asiento para bicicleta más adecuado para cada persona. Gracias a estos estudios, la elección del sillín no se realiza entre modelos genéricos masculinos o femeninos, sin hacer ninguna distinción de género, se basa únicamente en la diferente medición de la distancia entre los huesos isquiones. Gracias a Scientia cada mujer podrá elegir el sillín más adecuado a ella con una medición precisa y fácil de efectuar.

La bicicleta sabe ser la compañera de viaje más recurrente en la vida de cada persona: desde el triciclo que nos enseña a desplazarnos con pedales, pasando por la primera bicicleta sin ruedas hasta llegar a las dos ruedas que cada uno elige con cuidado, cada bicicleta es símbolo de una conquista que permanece para siempre en el corazón.

Por ello, después de esta serie de «sugerencias» que es necesario tener en cuenta siempre antes de subir en una bicicleta, no podemos sino desear a todas las abuelas, madres, chicas, niñas y señales del mundo un buen pedaleo y sobre todo una feliz Fiesta de la Mujer. ¡Felicidades!

Comentarios 0