Cuando la bici se encuentra con el arte, nacen obras maestras sobre dos ruedas | Selle Royal

Cuando la bici se encuentra con el arte, nacen obras maestras sobre dos ruedas

Bike Culture & Tips
Cuando la bici se encuentra con el arte, nacen obras maestras sobre dos ruedas
Agosto 2017

Hay quien utiliza la bici para desplazarse más rápidamente en la ciudad, quien la quiere para saborear la vida al aire libre, otros para contribuir a disminuir la contaminación o quien piensa que es una manera muy adecuada para mantenerse en forma fácilmente. Pero también hay quien aprovecha para descubrir una nueva manera de vivir el arte y la cultura, dejándose fascinar por el viaje además de por el destino. Los habitantes de Ámsterdam, por ejemplo, pueden atravesar su museo más importante en bicicleta.
Los trabajos de restauración del 
Rijksmuseuminiciados en 2003 y finalizados diez años más tarde, han satisfecho la solicitud de los ciudadanos de la capital holandesa, amantes desde siempre de las dos ruedas, arreglando y mejorando el paso que les permite continuar pedaleando rodeados de las salas del museo. Los arquitectos han decidido dejar intacto el paso adecuado para el paso de bicicletas y enriquecerlo con grandes vidrieras que inundan a los ciclistas de luz mientras pedalean entre los grandes arcos, a pocos metros de las espléndidas obras de Rembrandt y Vermeer.

Un recorrido literalmente "a través" del arte, pedaleando en un vehículo que es él mismo una obra del ingenio humano unido a la pura creatividad. Un medio que, a lo largo de los siglos, ha sabido renovarse y perfeccionarse manteniendo su fuerte personalidad y que, justamente en un museo, celebra este año un evento importante: el nacimiento de la draisiana, primer prototipo de bicicleta creado por el funcionario forestal e inventor alemán, el barón Karl Von Drais en 1817.
En los alrededores de Basilea, en Lorrach, el Dreiländermuseum alberga hasta el 17 de septiembre una muestra que parte de la invención de la primera primitiva bicicleta sin pedales para llegar, a lo largo de la historia de la evolución de este extraordinario medio de transporte, hasta las contemporáneas e-bike. Vehículo de madera, formado por dos ruedas de ocho radios cada una y un manillar que servía para dirigirlo, la draisiana se movía gracias al simple empuje de los pies en el terreno. En su primer recorrido de demostración "largo" su inventor realizó 28 kilómetros, en la ida y vuelta entre las ciudades alemanas de Mannheim y Schwetzingen.

Así pues, para celebrar adecuadamente esta importante meta, ¿por qué no subir en el sillín y realizar ese primer viaje? Saliendo de la plaza central de Mannheim, donde se yergue la famosa Torre del Agua, se puede llegar en bicicleta al espectacular castillo barroco y del renacimiento de Schwetzingen con su maravilloso y enorme jardín. Justamente como hizo el barón Von Drais, vale la pena volver a Mannheim para participar en los muchos eventos que la ciudad dedica al bicentenario de la bicicleta; el 16 de septiembre en el patio del Mannheimer Schloss, el castillo del siglo XVIIII sede de la Universidad, se podrá asistir a las celebraciones de música, teatro y espectáculos de luces.

Examinando los enormes progresos que la primera bicicleta ha realizado desde 1817, no se puede sino considerar verdaderos artistas a todas las personas que, con ingenio y creatividad, han contribuido a perfeccionar todos los aspectos del pedaleo mejorando la comodidad, la velocidad y la seguridad.

La invención de los pedales o la transmisión de cadena, las ruedas o el sillín o el pedaleo asistido? ¿Cuál de estas mejoras ha hecho que este vehículo sea tan especial para ti?

Comentarios 0