De la costa oeste a Tasmania. Roberto Cassa retoma su vuelta al mundo | Selle Royal

De la costa oeste a Tasmania. Roberto Cassa retoma su vuelta al mundo

People & Partners
De la costa oeste a Tasmania. Roberto Cassa retoma su vuelta al mundo
Octubre 2018

Tras revelar las maravillas de Nueva Zelanda y entusiasmarnos con su larga pedalada a través de la Costa Oeste en abril de este año que lo llevó de Vancouver a Los Ángeles, Roberto Cassa ya está listo para subirse a la bicicleta y partir hacia una nueva aventura.
Siempre en busca de lugares fascinantes, especialmente desde el punto de vista paisajístico, Roberto eligió esta vez Tasmania, la isla situada frente a la costa australiana que cuenta con los bosques de árboles más altos del mundo y su propia Reserva Natural de unos 14.000 km2 de extensión, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La salida, que tuvo lugar a mediados de octubre, ha sido meticulosamente planeada al tratarse de un mes en que en el hemisferio sur tiene un clima más favorable que el europeo, en la medida que va anunciando la llegada del verano con temperaturas entre los 16 °C y 18 °C. El recorrido emprendido por Roberto lo llevará por zonas costeras e interiores de la isla, de climas más suaves a otros más fríos, siempre bajo un viento azotador que raramente abandona esas latitudes.

Su viaje en bicicleta comenzó en Hobart, la capital, y prosiguió hacia el interior en el sentido de las agujas del reloj. Luego se dirigió hacia la costa para cerrar el círculo que configura el circuito que lo llevará de vuelta a la capital, recorriendo a bordo de su bicicleta unos 2.000 km en total. La primera etapa transcurrió por el Parque Nacional del Suroeste (Southwest National Park), el mayor parque nacional de Australia, un bosque pluvial de más de 600.000 hectáreas con plantas seculares, como el pino de Huon, presente en esas tierras desde hace 3.000 años, espectaculares cascadas y más de trescientas variedades de los musgos, helechos y líquenes más raros del planeta. Su paseo por la naturaleza continuará entre los lagos helados de Cradle Mountain, luego pasará a través de las gargantas del Parque Nacional de las Murallas de Jerusalén, para llegar a la playa blanca y a las cristalinas aguas flanqueadas por las anaranjadas rocas de la bahía de Binalong.

La aventura a lo largo de la costa continuará por Honeymoon Bay, donde tal vez se apee del sillín para pasar algún tiempo inmerso en sus irresistibles olas azules o buscando alguna cacatúa revoloteando sobre su cabeza. Y de vuelta a la naturaleza: el Parque Nacional de Tasmania, con sus altos acantilados y los numerosos animales terrestres y marinos. Quién sabe si desde allí podrá divisar delfines, zarigüeyas y ballenas migratorias o si, levantando los ojos, verá alguna águila marina. La isla de Bruny es la última parada antes de tomar el camino de regreso a la capital, donde podremos dar por finalizado su viaje por la naturaleza austral. Como siempre, Roberto comenzará el viaje sabiendo qué tiene que hacer, pero estamos seguros de que, una vez que se haya familiarizado con esas inmensas y exuberantes tierras, también se dejará guiar por el instinto.

Compartiendo el espíritu aventurero de Roberto, esta vez Selle Royal ha optado por apoyar su aventura con dos sillines diferentes, que le permitirán pedalear de forma cómoda y segura, además de poder cambiarlos conforme a sus necesidades. El primero es el Respiro Athletic, el sillín con canal central que reduce la presión en el área perineal además de mejorar la transpiración, dotado de una funda más "fresca" que otros tipos de fundas negras. Estamos seguros de que será un aliado insustituible en los días más calurosos.

El otro sillín de que dispondrá es el modelo Lookin 3D Athletic, que presenta en los laterales un innovador material extremadamente resistente, capaz de proteger el sillín frente a cortes, roces y arañazos que pueden ocurrir en plena aventura. Sus cómodos acolchados reducirán los picos de presión y harán que Roberto sienta menos las molestias causadas por las largas horas de ciclismo durante los casi 2.000 km que durará su recorrido. Después de los muchos viajes sobre dos ruedas de Roberto estos últimos años, de lo que está seguro es que la mejor inversión que se puede hacer, en casos como este, es ir de la mano de un sillín cómodo.

Ahora que ya ha salido, esperamos con interés saber más cosas sobre los viajes de Roberto y sobre todo las historias que nos contará a su regreso, pero hasta entonces podemos seguir cada paso del Diablo de Tasmania a través de sus canales oficiales, en Facebook e Instagram. Qué tengas un buen viaje Roberto, ¡llévanos a conocer rincones del mundo que nunca hubiésemos imaginado!

Comentarios 0