De Skopje a Bakú: 2000 km de emociones | Selle Royal

De Skopje a Bakú: 2000 km de emociones

People & Partners
Productos y tecnología

De Skopje a Bakú: 2000 km de emociones
Octubre 2016

Empezar un viaje largo siempre es emocionante.
Hacerlo con alguien que amas y que conoces desde siempre, lo vuelve algo especial. Pero subirse a la bici y pedalear por dos mil kilómetros a lo largo de la Europa menos conocida...
¡eso es una aventura única! Blerim y Adrian han emprendido esta aventura en mayo del 2016. Padre e hijo, ambos de Alemania y con una pasión compartida por las dos ruedas, fueron en avión junto con sus bicicletas a Skopje, en Macedonia, para empezar allí su viaje. Esa ciudad fue el punto de partida de un tour de belleza, de músculos doloridos, de encuentros inesperados y de ruedas pinchadas, en el que recorrieron los primeros 950 km atravesando Macedonia, las aguas cristalinas de Grecia y las tierras soleadas de las costas mediterráneas.
Es difícil hacer tanto camino si no se cuenta con los medios adecuados.
Por eso Blerim y Adrian han decidido viajar en el sillín Scientia, el más apropiado para un recorrido tan exigente.

¡El cansancio y la nostalgia de los seres queridos y de la tranquilidad de la vida cotidiana deja de sentirse cuando en el camino aparece la magnífica ciudad de Estambul!
Aquí los “Father – Son – Worldtravel” –este es el nombre que Adrian y Blerim han elegido para definir sus experiencias por el mundo– descansan cinco días, llenándose los ojos de la majestuosidad de Hagia Sophia, de la belleza de la Mezquita Azul y de los colores de los bazares al aire libre.
Es fácil abandonarse a los encantos de una ciudad tan acogedora, ¡pero la sed de aventura no lo permite!

Padre e hijo toman nuevamente un avión hacia la segunda etapa del viaje: Georgia, un país en el que la naturaleza incontaminada da vida a paisajes espectaculares...
Pedaleando entre las raíces de bananos y las cañas de bambú que pueblan las costas del Mar Negro, atravesando las imponentes cimas del Pequeño y del Gran Cáucaso, Blerim y Adrian llegan finalmente a Azerbaiyán.
Allí los recibe con calor y entusiasmo un pueblo al que la difícil situación política no ha hecho olvidar el valor de la hospitalidad sincera y que los convida continuamente a una infinidad de especialidades locales. Sus ruedas se mueven en zigzag entre los búfalos y los camellos que invaden las calles del país, entre serpientes y hienas que observan el paisaje. Así llegan al final del viaje: la ciudad de Bakú. Algunos días de descanso merecido, disfrutando del panorama del Mar Caspio, y vuelven a ponerse en marcha.

Pero esta vez el camino lleva a casa; después de veintiséis días y dos mil kilómetros, con doce kilos menos y una cantidad innumerable de emociones y recuerdos en el bagaje, nuestros amigos vuelven a la vida de todos los días. Y ya están planeando su futuro en bicicleta.
¿Cuál será su próxima meta?

Comentarios 0