Te invitamos a descubrir el lado más «gustoso» de desplazarse a diario para ir a trabajar | Selle Royal

Existen metas que es importante alcanzar y otras en las que es bello detenerse. Te invitamos a descubrir el lado más «gustoso» de desplazarse a diario para ir a trabajar

Bike Culture & Tips
Existen metas que es importante alcanzar y otras en las que es bello detenerse. Te invitamos a descubrir el lado más «gustoso» de desplazarse a diario para ir a trabajar
Enero 2018

Los que desean controlar su vida y ir más allá de una existencia como simples clientes y consumidores, son personas que van en bicicleta”. Partiendo de esta cita del sociólogo alemán Wolfgang Sachs, autor de las teorías sobre la globalización y la sostenibilidad, queremos hablar hoy del universo de locales que surgen alrededor de una pasión concreta: la de las dos ruedas.

¿Has pensado alguna vez en dedicar una tarde libre en un ambiente sugerente ante una bebida caliente y apetecible, mientras esperas que arreglen tu medio de transporte para que esté en las mejores condiciones?
Hay muchísimos por todas partes, son lugares de encuentro para quien desea disfrutar de tiempo para sí mismo, degustar un buen café y conversar agradablemente, quizás mientras alguien repara su bicicleta y en una pantalla se muestran imágenes que cuentan historias de bicis. Son los
bike café, islas de felicidad en las que se crean pequeñas comunidades de personas con un estilo de vida parecido y amor por el desarrollo sostenible, unidas por un denominador común, justamente la bicicleta.

Es difícil decir cuál fue el primero de los locales de este tipo abierto en el mundo, pero muchas personas consideran que el fundador sea el Keirin Cycle Culture Cafe de Berlín, nacido en 2004 gracias a la brillante intuición de dos amigos ciclistas, que deseaban crear un espacio donde poder reparar su bici al tiempo que degustaban también un buen café italiano. Desde aquel primer café, la idea de unir lo útil con lo agradable se ha establecido con más fuerza, al tiempo que se ha desarrollado en varias partes del mundo con modalidades diferentes y cada vez más fascinantes. En una era marcada por el deseo de compartir, no hay un lugar mejor que un bar temático para estar seguros de encontrar personas que tengan los mismos intereses y vivir la pausa para el café como un momento de acercamiento también al mundo de la bici.

El de los bike café es un fenómeno destinado a crecer exponencialmente ya que en todo el mundo se difunde cada vez más una cultura del bienestar que ya no está relacionada con lo que se posee sino que es un enfoque de la vida diaria diferente: menos frenética, más respetuosa con lo que nos rodea, ya sean personas o el medio ambiente, y por lo tanto más «amable».

Sobre estas bases han nacido algunos de los locales más bellos de Europa y al otro lado del océano, cada uno caracterizado de una manera diferente y original.

Por ejemplo, Look Mum No Hands en Londres, es un bike café donde, además de desayunar, se pueden comprar accesorios para la bici, hacer que la reparen rápidamente o asistir con otros aficionados a la proyección de carreras de ciclismo.

En cambio, si te gustan los menús más elaborados y adoras ver películas sobre el tema de la bicis, puedes plantearte probar el Upcycle en Milán. En su salón decorado al estilo nórdico, todo está rigurosamente realizado a partir de la reconversión y el reciclaje de materiales ecológicos y sostenibles y se pueden degustar verdaderas delicias.

El arte y la cultura son los motivos principales que llevan a quien se encuentra de viaje en Madrid a probar La bicicleta cafe. En los acogedores espacios de esta cafetería, donde se puede refugiar para degustar platos tradicionales rigurosamente realizados en casa, quien tenga una bici puede disfrutar con la vista y el alma dando vueltas entre las obras expuestas, todas ellas dedicada al mundo de la bici y del street art.

También atravesando el océano encontramos un amor idéntico por el binomio bici-comida. Un ejemplo especial es Angry Catfish en Minneapolis, un coffee bar situado al lado de una tienda de bicicletas, donde quien quiera detenerse a trabajar con tranquilidad puede estar todo el tiempo que desee. Como muchos otros locales estadounidenses y europeos, Angry Catfish ofrece la posibilidad a sus clientes de comprar accesorios para la bici y también prendas de vestuario ya que a menudo los ciclistas no están preparados para afrontar las carreteras, con frecuencia frías y heladas, de la ciudad.

En cambio, para quien estar acostumbrado y le gusta sentirse «en casa» esté donde esté, Bianchi Cafè & Cycles es una cadena de bike cafè, creada por la histórica fábrica italiana de bicicletas, que ha abierto locales en Suecia, en Milán, en Tokio y está difundiéndose también en todo el resto del mundo. Lo que distingue a estos bike café es que en su interior se puede encontrar un espacio para el servicio de ajuste de bicicletas, una ubicación accesible para todos que permite conocer la mejor postura en el sillín.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que los aficionados a las bicis pueden encontrar por el mundo, pero estamos seguros de que nacerán nuevos y originales lugares en sitios que nunca habíamos pensado. El Bike dress de Múnich, el Velocite Cafè de Lisboa, el Steel de París, el Heritage Bicycles de Chicago, el Zweiradperle de Hamburgo, Bici e radici en Milán, el Exceller Bikes en Brujas: podríamos citar muchísimos y nunca los acabaríamos.

Pararse a tomar un café ya no es un fin en sí mismo: es una actitud mental que ayuda a compartir ideales y estilos de vida con la marca de la bicicleta.

¿Y tú? ¿Quieres sugerirnos algún bike cafe? Nos gustaría saber cuáles son las sorpresas y las particularidades de tu bike café preferido: ¡cuéntanoslo!

 
Comentarios 0