Las reflexiones de una adorable mamá | Selle Royal

Las reflexiones de una adorable mamá

People & Partners
Productos y tecnología

Las reflexiones de una adorable mamá
Noviembre 2016

Es lo que piensa Marzia, mamá desde hace poco en Rimini, fundadora del blog mammaebici.it, que adora comenzar la jornada con una salida en bicicleta y con el aire fresco en la cara. Según Marzia, ha sido justamente la bicicleta la que le ha devuelto la sensación de libertad que con el nacimiento de su hijo había dejado de lado. Las dos ruedas le han devuelto el oxígeno cuando las jornadas eran largas y pesadas, la tonicidad cuando el físico era pesado y débil y un poco de ánimo después de las muchas noches en blanco.

Y además ha descubierto que pedalear con su pequeño en el sillín es aún más bonito. Después del cansancio inicial, la carretera ha sido de bajada, por ello Marzia ha decidido adquirir algunos accesorios para su bici: un casco homologado, una manta térmica, una cesta de gran capacidad, un sillín Ta+too Wild en edición limitada diseñada por la ilustradora Francesca Sanna que refleja perfectamente su manera de ver la vida.

La comodidad que supone viajar en la bici es tal que tanto a ella como a su pequeño les cuesta dejarla en el garaje en los meses más fríos. ¿Sabes por qué? Porque los aspectos positivos de una vida sobre el sillín son innumerables.

Estos son los que ella destaca:

  • no es necesario salir ocho horas antes para buscar parquing;

  • se evitan las filas de coches, los gritos y las malas caras, así como las largas esperas en los semáforos. En resumir, es ser libre como el viento;

  • eliminar el pesadísimo ir y venir del cochecito del maletero del coche es uno de los factores determinantes para decidir usar la bicicleta;

  • también las sillitas de coche tienen las horas contadas. Atado a esa especie de silla de tortura, su pequeño no dejaba de gritar hasta que llegaban al destino. En cambio, en la bici, su atención es capturada continuamente por los miles de estímulos diferentes; es una manera completamente diversa de viajar.

  • no es necesario ir al gimnasio...quien pedalea hace gimnasia todos los días, de manera continua y relajada;

  • no se da cuenta del frío, ni en pleno invierno. El movimiento produce calor y si ves a Marzia en camiseta en pleno invierno...no te preocupes.

  • el bueno humor está "casi" garantizado. Pedalear libera endorfinas que nos ayudan a están más guapos, felices y menos nerviosos;

  • al aire libre se puede cantar a grito pelado...

    En resumen, cada uno tiene un motivo de peso para preferir el manillar al volante. ¿Cuál es el tuyo?
Comentarios 0