¡Las reglas de oro para hacer feliz a un cicloturista de vacaciones! | Selle Royal

¡Las reglas de oro para hacer feliz a un cicloturista de vacaciones!

Bike Culture & Tips

¡Las reglas de oro para hacer feliz a un cicloturista de vacaciones!
Abril 2017

¿Ha pensado alguna vez en una fuga de la rutina?
Coger a toda la familia  y partir, aunque solo por unos días, dejando el estrés atrás. 

¡Un buen pedaleo es la solución ideal! Se eliminan las tensiones, la mente recupera su ritmo y el cuerpo respira aire nuevo. ¿Y entonces por qué no matar dos pájaros de un tiro y pasar un buen fin de semana en bici con la familia?
Desde hace algunos años cada vez más hoteles han decidido orientarse hacia las exigencias de los ciclistas, porque el “pueblo de las dos ruedas” es alegre y abierto a las novedades, exigente con sus necesidades pero fiel a los que saben conquistarlo. Los Bike Hotel hacen exactamene esto; mejoran y reestructuran sus espacios para hacer aún más confortable la estancia de los ciclistas. Éstos, a su vez, eligen estas estructuras con respecto a las tradicionales, difundiendo la calidad.

Para conseguirlo, los Bike Hotel ponen en práctica algunas reglas fundamentales que marcan la diferencia con los otros y garantizan a las familias que viajan en bici que puedan sentirse como en casa:

  1. para empezar no son demasiado estrictos con los horarios de las comidas: si viaja en bici con niños sabe bien que es casi imposible programar los horarios de llegada y salida; se toma como referencia la velocidad del más lento, por lo tanto, es muy difícil ser puntuales  en las comidas principales. Los Bike Hotel prevén la apertura de la cocina incluso al amanecer, para los más madrugadores, y como alternativa preparan con antelación comidas para llevar para los que se levantan temprano o para los que seguramente volverán tarde.

  2.  conocen el territorio que les rodea, y por lo tanto, las mejores rutas para los amantes de las dos ruedas de todas las edades, y pueden proporcionar material (mapas, planos, gps y otras bicis equipadas) útil para facilitar también los desplazamientos de familias con niños pequeños.

  1.  tienen un espacio interno ad destinado a taller para el mantenimiento de las bicicletas. A veces bastan pocas pero indispensables herramientas, como llaves allen, bombas y cámaras de aire de reserva; otras veces caballetes y todo lo necesario para reparar los frenos. Lo importante es poder usar el propio medio de transporte en el siguiente pedaleo.

  2.  cuentan con un servicio de lavandería rápido y eficaz, porque cuando se pedalea se suda mucho y, en algunos casos, incluso se ensucian. No obstante, viaje con toda la familia no será necesario cargarse de maletas para los cambios: ¡podrá lavarlo todo en el hotel y tenerlo listo para la mañana siguiente!

  3.  para finalizar, pero no menos importante, le permiten llevarse la bicicleta en su habitación. Podría paracer algo extraño pero en realidad cada ciclista, desde el más joven hasta el más anciano, ama su bici y quiere estar seguro de que la encontrará en las mismas condiciones en las que la dejó. Si a pesar de todo entre adultos y niños la habitación está demasiado llena, como alternativa el bike hotel posee un lugar seguro exclusivamente para las dos ruedas.

Si desea pasar un buen fin de semana en bici es importante estar bien equipado, para que al final no se convierta en una experiencia desagradable. Al cicloturista que viaja con la familia, Selle Royal le recomienda un kit formado por el modelo de sillín Scientia más adecuado a su persona (según la posición de conducción y distancia isquiática), la bolsa porta objetos que se engancha en la parte trasera del sillín gracias alIntegrated Clip System, y por último, el cubre sillín de Memory Foam que garantiza un confort inmediato en los trayectos breves, ofreciendo un relleno alternativo al de los sillines normales.

 
Comentarios 0