¡Mira mamá, sin manos! Cómo enseñar a nuestros hijos a montar en bici. | Selle Royal

¡Mira mamá, sin manos! Cómo enseñar a nuestros hijos a montar en bici.

Bike Culture & Tips

¡Mira mamá, sin manos! Cómo enseñar a nuestros hijos a montar en bici.
Junio 2017

En la vida de cada uno antes o después llega el momento de afrontar un reto. Se trata de ese preciso instante en el que dejamos de ser considerados “pequeños” y pasamos al fabuloso mundo de los “jóvenes”, esas criaturas fascinantes que saben hacer cosas impensables para quien está empezando a aprender a ser finalmente autónomo. Como dormir solo, llevar la correa del perro no seguir usando el cojín elevador en cada silla, y sobre todo…¡quitar los ruedines de la bici!

No es una tontería: al contrario, es una especie de rito de paso, un punto-de-no-retorno esencial para la autoestima de los niños. No existe una edad precisa para hacerlo, solo el deseo de ser grande, por lo tanto, es importante no forzar las etapas. ¿Cómo afrontar este momento sin traumas (posiblemente de ningún tipo)? Cada familia intenta hacerlo de la mejor manera que sabe, algunos con resultados más inmediatos y otros con grandes esfuerzos y trabajo, pero, no hay que olvidar que para cada uno la clave fundamental es solo una: que no se vuelve atrás.

Por lo tanto:

  1. para empezar, fuera inmediatamente las sillitas para bici detrás de la bici de mamá y de papá, tremenda tentación que se suele tener después de la primera rodilla raspada;

  2. elegir un casco homologado y también las rodilleras suaves, para que la primera inevitable caída no se convierta en un trauma insuperable;

  3. colocar el sillín a la altura correcta; lo primero que hará vuestro hijo si se siente inseguro será apoyar los pies en el suelo y es mejor que consiga apoyar toda la planta del pie;

  4. controlar que los frenos funcionen pero no tensarlos excesivamente; frenar de golpe, para los que están empezando, será irresistible, pero el riesgo es el de bloquear la rueda delantera haciendo que se levante bruscamente la trasera;

  5. hacer partícipe a los niños de la importancia del momento que van a vivir: volverse grandes y que dentro de poco, serán capaces de hacer cada vez más cosas por sí mismos, ¡no hay que subestimarlos, pues! Hagamos que participen dejando que decidan como será su nueva bici, dejando que elijan el color del casco, el sonido del timbre, las luces debajo del sillín y, ¿por qué no?, incluso el sillín.

  6.  

    Selle Royal, consciente de que también los amantes de la bici en ciernes tienen sus exigencias y su gusto personal, ha creado una serie de sillines y accesorios dedicados expresamente a los más pequeños: la gama Kids. Se trata de sillines hechos completamente a mano rellenos con Foam Matrix, espuma que garantiza el confort adecuado para los que empiezan a pedalear por primera vez ya que absorbe los golpes y las vibraciones, y donde se pueden enganchar tanto las luces como la bolsa porta objetos, personalizando de esta manera su primer “bólido” ¡con dos ruedas!

Dicho esto a los padres no les queda más que armarse de paciencia y de mucho amor, prepararse para permanecer inclinados al menos una hora seguida, consolar las posibles lágrimas de frustración y celebrar con enorme entusiasmo la primera vuelta de pedales llevada a cabo sin la ayuda de nadie.

 

 

Gamma Kids
La nueva gama Kids ofrece 4 productos pensados para la comodidad de los jóvenes ciclistas en bicicletas de 12 a 24 pulgadas.
Dónde comprar
Comentarios 0